Optometría Comportamental

La Optometría es la ciencia sanitaria que se encarga del estudio del sistema visual y de sus alteraciones funcionales con el fin de mejorar el rendimiento del sistema visual.

La Optometría Comportamental es una rama dentro de la Optometría Clínica. Este modelo surgió en Estados Unidos, conocido como Behavioral Optometry.
Estudia la visión desde un punto de vista funcional, relacionándola con otros aspectos como el desarrollo y valora cómo una persona procesa la información visual.

Para ello es necesario profundizar en la evaluación de habilidades visuales y relacionar la información obtenida con la información acerca del desarrollo que ha llevado esa persona, cómo es su procesamiento visuocognitivo y percepción visual, cómo es su procesamiento auditivo, entre otros aspectos, sin olvidar una buena anamnesis que permita valorar si es necesaria la intervención de algún otro profesional. Nuestro objetivo es que nuestro paciente pueda tener una visión totalmente eficaz.

Ver el 100% a una determinada distancia no es garantía de que nuestro sistema visual sea eficaz y esté funcionando adecuadamente. Valorarlo así únicamente, es limitar muchísimo el proceso visual, casi banalizándolo y por tanto no habría explicación a qué le pasa a un paciente que ve el cien por cien, no tiene graduación pero que, por ejemplo, no pueden leer adecuadamente, tienen mala coordinación ojo-mano, dificultades de concentración y así podríamos añadir un largo etcétera. En algunos casos, hay síntomas que no son tan conocidos pero que son un claro signo de dificultades de eficacia visual. La visión no está cumpliendo sus funciones eficazmente porque el procesamiento visual no es adecuado.

La visión es un proceso neurológico muy complejo en el que el cerebro es el “verdadero ordenador” responsable de la visión junto con los ojos. Para que este procesamiento visual correcto se produzca, nuestro cerebro debe coordinar toda la información recibida por múltiples vías, permitiendo no sólo que veamos, sino que lo que veamos tenga un significado.

Una evaluación pediátrica, un ojo vago o ambliopía, un estrabismo, la visión ineficaz, dificultades de aprendizaje, evaluación para el manejo en lesiones cerebrales adquiridas o traumatismos craneoencefálicos son áreas que tienen mejor pronóstico bajo el punto de vista de la Optometría Comportamental gracias al tipo de examen que realizamos.